Crítica de ‘El atlas de las nubes’

‘El atlas de las nubes’ (‘Cloud Atlas’, 2012) es la última película hasta la fecha dirigida por los hermanos Wachowski, creadores de la trilogía ‘Matrix’, y un tercer director, Tom Tykwer. Está basada en la novela homónima del escritor inglés David Mitchell. Como el libro, la película cuenta seis historias que se van intercalando durante todo el metraje. Cada una transcurre en una época y lugar diferente del pasado, presente y futuro. No se puede definir claramente el género de esta película, porque cada historia se centra más en un género que en otro y así, podemos encontrar ciencia-ficción, comedia, romance, acción, etc., según la historia en la que nos encontremos. 

Los hermanos Wachowski y David Mitchell se reparten el trabajo dirigiendo los hermanos más o menos la mitad de las hitorias y Mitchell la otra mitad. Aunque los Wachowski siempre han dirigido juntos, contar con tres directores es algo inusual en el cine. Está producida, entre otras, por varias productoras alemanas, además de dinero de los propios directores.

Dado que no está implicada ninguna gran productora estadounidense de cine, esta película, con 102 millones de dólares de presupuesto, fue presentada por los propios directores como la película independiente más cara de la historia.

El actor protagonista de cada historia cuenta con un papel secundario pero relevante en cada una de las otras cinco historias, contando en el reparto con caras conocidas como Tom Hanks, Halle Berry, Hugo Weaving (el malo de Matrix), Susan Sarandon y Hugh Grant. Entre los actores menos conocidos destaca Jim Broadbent (aunque tiene una larga trayectoria en el teatro y el cine) en su cómico papel protagonista de editor en apuros; y la actriz menos conocida y que más llama la atención es la surcoreana Doona Bae, por su belleza.

Tenemos seis historias con diferentes (las de los Wachoski o las de Tykwer), ambientadas en diferentes épocas (desde el siglo XIX hasta un futuro lejano) y en diferentes países. Cada cuento trata de situaciones y temas tan dispares como el viaje en barco de un abogado americano en el siglo XIX con el tema de la esclavitud presente, con un ambiente más de cine de aventuras; un thriller con algo de acción situado en los años 70; un relato futurista sobre una surcoreana y su rebelión contra un restaurante de comida rápida en el que trabaja. Lo curioso de esta película es que está editada mezclando todas las historias, avanzando todas juntas, intentando no darle más importancia a una historia que a otra, a veces compartiendo el ritmo con la anterior  a cada salto, o deteniendo la acción de una bruscamente, para pasar a otra de las historias, con su diferente argumento.

El eslogan de la película dice ‘Todo está conectado’ y por eso la película cuenta historias de aparente contraste entre sí: así que para conectar estas seis historias se utilizan varios elementos como que se desarrollen de forma paralela; repetir actores en diferentes historias con distintos personajes; también se conectan mediante obras artísticas y narrativas que personajes de distintas épocas encuentran, como una carta, un libro, una canción o una película. Todas estas historias tienen conexiones explícitas en la película, detalles que aunque no aportan información relevante o crucial para entender cada historia, como el uso de mismos actores en distintas historias: aunque no los reconozcamos por el maquillaje, hará que a menudo tengamos una sensación de estar viendo a alguien que nos suena de algo, como aquel ‘déjà vu’ del que ya hablaran en ‘Matrix’.

Visualmente esta película está muy bien, y ver mezclados distintos estilos como el thriller de los 70, con un ritmo más lento, o el cuento futurista, con más acción, no está mal del todo. El problema es que algunas de las historias son más aburridas que otras, y lo de ir cambiando de una a otra a veces no queda bien del todo; imagino que la hora de cortar y montar las partes para que todo vaya con fluidez se encontraron con más de un quebradero de cabeza, por lo abstracto de la tarea, y algunos cambios encajan por los pelos. Se podría decir que es un film irregular, porque aunque tiene chocantes y originales, toda sensación de que vamos en buen camino desaparece cuando te cambian de historia que se ponía interesante, para chafarte la diversión con otra escena mucho más lenta y costumbrista, donde algún personaje habla con otro como si de un concurso de soltar frases grandilocuentes se tratara; o directamente una voz en off te lee alguna carta o lo que sea, como si le hubieran dado el micrófono al tonto.

No todo es filosofía barata, y aunque el sentido general de la película tiene la profundidad de la piscina de los niños, algunos diálogos llegan al nivel de genialidad de algunas situaciones y algunas imágenes; claro que, solo faltaría que no hubiera alguna que otra línea ocurrente, tratándose de la adaptación de un best-seller. Puede ser que las frases rimbombantes, que son como disparos fallidos, hayan perdido su contexto en el paso del libro a la película.

Así que, aunque en un principio parece que esta película nos ofrece una aventura épica por diferentes lugares y épocas, además de diferentes géneros, todo queda homogéneo y nada complicado: todas son historias sobre unos protagonistas que ven que cuando no tenían bastante con vivir atrapados en sus respectivas sociedades, aparecen elementos negativos, ‘los malos’ quienes a menudo, forman una parte crucial de esa sociedad de la que quieren escapar. También aparecerán amigos que les ayudarán en sus  rebeliones particulares. A menudo, las situaciones y conversaciones parecen poco profundas cuando los personajes se adentran en discursos y ocurrencias, frases grandilocuentes que no tienen un significado concreto, sino que están pensadas para que cada uno saque sus propias conclusiones, mientras se disfruta este espectáculo visual de acción y belleza que no pretende nada más que entretener y transmitir un mensaje de rebelión y de no conformarte con lo que tienes, o al menos, ese es el significado que yo he visto.

‘Cloud Atlas’. 2012. Dirigida y escrita por los hermanos Wachowski y Tom Tykwer. Reparto: Tom Hanks, Halle Berry, Hugo Weaving.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.