Sin Identidad. Temporada 1, Capítulo 1

Jordi Rebellón y Megan Montaner en un fotograma del capítulo 1 de 'Sin Identidad.
Jordi Rebellón y Megan Montaner en un fotograma del capítulo 1 de ‘Sin Identidad.

Antena 3 estrenó el pasado martes noche a las 22:30 horas ‘Sin Identidad’, una serie de suspense y drama. Trata sobre una joven que descubre que fue una niña robada y su posterior aventura de venganza 12 años más tarde, después de escapar de una cárcel china en la que se encontraba por motivos aún desconocidos. Está producida por Diagonal TV, creadora de otras series como ‘Isabel’, ‘Amar es para siempre’ o ‘La señora’.

El pasado 6 de mayo terminó la primera temporada ‘El Príncipe’ en Telecinco. El próximo 12 de junio comienza ‘el Mundial’, también en Telecinco. Antena 3 comienza una nueva serie para llenar los martes por la noche ahora que no tiene que competir con la que fue la serie más vista del año ni con el fútbol. Tiene preparados 9 capítulos para esta primera temporada y podría seguir la historia hasta los 26 episodios si tiene suficiente éxito.

Este primer capítulo tuvo buena audiencia porque el público que tenía ‘El Príncipe’ estaba desamparada, deseosa de algo de ficción televisiva. También se debe a que es el primer capítulo y los avances prometían mucha acción y venganza. Promesas vacías si nos atenemos a este comienzo.

El capítulo en sí tiene un comienzo de película americana, con la protagonista huyendo de una cárcel china, huyendo a nado, refugiándose en una isla, borrándose una misteriosa cicatriz y volviendo a Madrid para hacer fotos a un misterioso hombre. Todo forma parte de un intrigante plan de venganza, rodado de una manera rápida y espectacular que llega a recibir el mayor alago que el espectador medio español puede articular de un producto patrio: “Parece americana”. La alegría dura poco, 14 minutos de la hora y 16 minutos que dura el capítulo, porque a partir de ahí, nos vamos 13 años atrás, donde nos cuentan cómo la chica empieza a descubrir todo lo relacionado con su irregular adopción. También el espectador descubrirá que lo que parece un simple ‘flashback’ se convertirá en todo el capítulo, que nada tendrá que ver con acción, aventura, venganza ni aire americano, sino con tedio y ‘moralina’ barata.

Cayendo en el típico error en las series españolas, alarga a más de una hora lo que podría contar en media: María Fuentes (Megan Montaner) es la hija de un juez (Jordi Rebellón) con una carrera prometedora en una familia rica de Madrid. Es abogada aunque prefiere ayudar en un taller con ‘personas con riesgo de exclusión social’. Por un descuido de su médico descubre que su madre (Lydia Bosch) se extirpó los ovarios antes de que ella naciera; resulta que es adoptada; parece ser que es una ‘niña robada’, aunque sus padres no saben que ella lo sabe. Unos cuantos viajes al convento de la ‘monja roba-niños’, (Elvira Mínguez), y nuevas amistades como el ‘hacker’ (Eloy Azorín) que conoce por uno de los chavales no tan socialmente excluidos de dicho taller. También tiene un tío (Tito Valverde) y un primo (Miguel Ángel Muñoz), quien casualmente se encuentra en Nueva York el 11 de septiembre de 2001; vuelve con un ojo morado, no sé por qué.

Respecto a la ‘moralina barata’ antes mencionada, me refiero a temas como el frívolo uso de los ‘niños robados’, con el personaje de la malvada monja como única culpable; la chica rica que prefiere ayudar en un taller con chicos con ‘problemas’ o meter lo del 11 de septiembre por en medio, lo cual no entiendo a qué venía. Puede que el segundo capítulo y dé por terminadas las presentaciones y se centre más en entretener, aunque no me espero gran cosa.

Observaciones:

  • Es curioso cómo la actriz de 26 años interpreta a una chica de 39 años, para volver atrás en la historia 12 años, cuando el personaje tiene precisamente 26 años y en ambos periodos tiene prácticamente el mismo aspecto.
  • Un mensajero interpretado por un actor muy parecido a Ortega Cano le entrega un sobre al padre.